Friday, August 22, 2008

CONFESIONES DE MADRUGADA

Nada es más doloroso que
sucumbir a la tentación de volver a destapar el pasado.
El corazón se agrieta
y los ojos buscan consuelo
intentando reconstruir mi inocencia apenas tocada.
Sentimientos que yo entregué con nobleza
cuando tus ojos no me perseguían
y tus labios pronunciaban otros nombres.

"Triste poema de amor en un apesadumbrado día de julio"

2 comments:

linus said...

bonito y triste, muy triste: querer es siempre perder la inocencia, pichoncita.

TQM

Colibrina said...

Sí, és molt trist. És molt autobiogràfic. Una ha perdut la inocència quan s'entrega i confia en l'altre i aquest no correspon. Kiss