Tuesday, September 02, 2008

SERPIENTES VENENOSAS

Llegar a escuchar según qué de la boca de alguien a quien quieres es bastante doloroso. La historia ha empezado así. Mi madre ha llegado en el peor momento, pues estaba enfadada con ella. Le he dejado una revista que no es mía para que la leyera. Ella se las lee en el baño, porque no tiene tiempo de leerlas durante el día. Porque habré pasado la escoba por el baño y habré descubierto que la revista estaba colocada en malas condiciones?. Les parecerá una tontería. Los accidentes pueden pasar, pero colocar una revista así, de cualquier manera es dejadez. Y más cuando te la han prestado con todo el cariño del mundo. La historia sigue cuando mi madre aparece por la puerta. No le he preguntado como ha ido y le he lanzado el advertimiento antes de tiempo. No lo he dicho de forma brusca, ni con malas palabras: " A ver si tienes un poco más de cuidado con las cosas que no te pertenecen " he dicho. Se ha erizado cual serpiente cuando esta a punto de atacar. Ella quiere tener razón. Pero sabe que no la tiene. Por eso escupe veneno por la boca: " Cuando he entrado, deseaba que tu no estuvieras en casa".(Estas son palabras que duelen y que las tengo en cuenta, cada vez que las dices. No te mereces nada. Ni siquiera que me quede el día que tu más deseas).
Dar por hecho que algún día me independizaré y que tengo família, no debería dar derecho a tratarme así. En fin, de momento prefiero perderte de vista, lo que queda de noche.
( ¡ Olvídame ! que hoy no es mi santo !). Prefiero ser una neurótica ñoña por el cariño que me dan que una serpiente erizada que escupe veneno.

2 comments:

linus said...

Sincera descripción de uno de esos momentos que cíclicamente vuelven. Paciencia y a la tuya, el mejor antídoto - junto al amor que te profeso - para esos venenos mortíferos.

TQM

Colibrina said...

xD Si por favor. La paciencia a veces, es lo que peor llevo. El amor que yo tengo por ti es lo que me reanima.
TQM